Honores y Distinciones

La Ley 2/1987, de 6 de marzo, de Honores, Condecoraciones y Distinciones de la Diputación Regional de Cantabria regula el régimen de reconocimiento de los excepcionales méritos y de los relevantes servicios prestados mediante la concesión de condecoraciones, honores y distinciones a las personas e instituciones acreedores de los mismos.

Consecuencia de esta normativa, nuestra Comunidad Autónoma ha rendido honores a diferentes personalidades

A ese listado se añade D. Eduardo García de Enterría y Martínez-Carande en virtud del Decreto 24/2017, de 12 de abril, por el que se nombra, a título póstumo, Hijo Predilecto de Cantabria, entregando tal distinción en su querida Liébana y coincidiendo con una de las fechas que Cantabria celebra con especial solemnidad, cual es el Día de las Instituciones.

Aunque nacido en la localidad cántabra de Ramales de la Victoria en 1923, Eduardo García de Enterría y Martínez-Carande, se consideraba lebaniego. Jurista reconocido en todo el mundo, pero especialmente en Europa, es considerado el gran renovador del moderno derecho público español y europeo, siendo una personalidad excepcional cuya importancia queda patente, sobre todo, en que creó un lenguaje y construyó un sistema que supo proyectar a través de dos vías: una obra científica excepcional y una dedicación permanente a la formación de discípulos que conforman hoy una "Escuela" que se reclama deudora de su magisterio y en la que se incluye una buena parte de los profesores españoles de Derecho Administrativo que enseñan en numerosas Universidades y están a lo largo de todo el territorio.

Además, colaboró en las grandes tareas colectivas, como la Constitución, la construcción del Estado de las Autonomías, la elaboración de algunas Leyes institucionales y la integración europea, contribuyendo a crear el moderno Derecho Público contemporáneo conectando con la saga de los grandes juristas e intelectuales europeos del siglo XX, comprometidos con su tiempo.

Letrado del Consejo de Estado (1947) con apenas 24 años, Catedrático de Derecho Administrativo en la Universidad de Valladolid (1957) y desde 1962 de la Universidad Complutense hasta su jubilación, en 1970 fue elegido Académico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y en 1994 de la Real Academia de la Lengua.

Entre sus numerosos reconocimientos destacan:

  • En 1969 es galardonado con la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X, El Sabio.
  • Doctor honoris causa por la Universidad de Zaragoza. Con posterioridad, además de por las de Valladolid, Bolonia y Cantabria, fue investido doctor honoris causa por numerosas Universidades, entre ellas, Mendoza y Tucumán (Argentina), Nuevo León, Monterrey y Benito Juárez (México), Santiago de Compostela, Carlos III de Madrid, Oviedo y Oporto.
  • Fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 1984.
  • Medalla de la Universidad Libre de Bruselas en 1985.
  • Premio Pelayo para juristas de reconocido prestigio en 1998.
  • Premio Alexis de Tocqueville, del Instituto Europeo de Administración Pública (Maastricht) en 1999.
  • Reconocimiento como "Protagonista de la Cultura jurídica europea, (Universidad de Florencia) en 2005.
  • Premio Internacional "Menéndez Pelayo" (UIMP) en 2006.
  • Hijo Predilecto de Cantabria, a título póstumo, en 2017
Eduardo García de Enterría y Martínez-Carande